A.R. Rovic reintrepreta los mitos celtas en ‘Tierra de Clanes: el fuego de Beltane’, una obra que reclama convertirse en leyenda

La escritora A. R. Rovic ha publicado su primera novela Tierra de Clanes: el fuego de Beltane, de una forma arriesgada, mediante la autopublicación, desafiando las modas comerciales que rigen el mundo editorial en la actualidad. El lector, posiblemente, agradecerá este desafío ya que le otorga la oportunidad de emprender una aventura desde los orígenes de su cosmogonía, sin sentir que le están engañando emocionalmente para que pique el anzuelo.

Una historia que empieza por el principio, sin ganchos comerciales ni lenguaje mediocre

Ilustración imaginada por la autora y encargada
al ilustrador @renzo.leyva

El libro se puede dividir en dos partes. La primera se centra en una introducción detallada del mundo en el que se presentan los personajes principales que contarán la historia. Este mundo es un personaje propio, la Isla de Brumas habitada por dos clanes enfrentados. Hasta que no estalla el detonante, la historia es narrada como una novela histórica fiel a la mitología irlandesa y escocesa. El uso de la magia antigua que la autora plantea en esta historia épica, recuerda a los primeros poemas gaélicos recogidos por historiadores como Marie Henri d’Arbois de Jubainville en El ciclo mitológico irlandés y la mitología céltica (publicado por Ediciones Brontes). Los lectores más avispados disfrutarán del homenaje que hace Rovic al Libro de las InvasionesLebor Gabála, el Libro de las Invasiones irlandés—. Este cambio de perspectiva y género empuja al verdadero protagonista a emprender un camino de transformación junto con los personajes principales. A partir de este momento, en la novela predominarán las características del subgénero de Fantasía de magia y espadas. Los personajes principales comenzarán su aventura personal, se despedirán de todo lo que conocen y descubrirán quienes son realmente, en un mundo cruel del que habían permanecido alejados en la protección de su hogar.

A la caza de las Leyendas, unos terribles seres ancestrales

En Tierra de Brumas vive un clan que engloba diferentes familias. Este clan es muy particular: su Jefe tiene dos hijos que desean poner en valor su ingenio, inteligencia y fuerza aprendida de su padre, pero el destino reclama su tiempo en una de las noches de mayor poder, la Noche de Solsticio de Verano. El clan se verá en peligro. Unas temibles criaturas ancestrales que surgen del inframundo, la Leyendas, amenazarán con destruir la paz entre dos tribus de guerreros celtas y llevarán al límite de su fuerza y razón a los protagonistas.

Los secretos que han permanecido ocultos durante decenios salpicarán el honor y el amor de una familia que arderá en el fuego de la venganza para restaurar aquello que se ha perdido y ya nunca se volverá a encontrar. Engaños, traiciones y pérdidas serán orquestadas por fuerzas oscuras en una trama que los lectores irán armando en sus mentes a medida que avancen en la lectura.

Tras la estela de Tolkien, pero con acento propio

Los amantes de las aventuras de J.R.R. Tolkien encontrarán en esta historia un lugar donde podrán disfrutar de una aventura que se va fraguando lentamente.

Sugerente cambio de punto de vista

Uno de los puntos fuertes que cabe destacar de esta obra es la habilidad en el manejo de cambio de género que propicia la autora con buen pulso. Lo hace de una forma casi imperceptible, marcando con inteligencia dos partes: el principio y el fin de la novela histórica y el inicio de la novela de fantasía. Pero si hay algo que llamará la atención de los lectores es conocer a través de la historia cómo eran los celtas. Comprobarán que no eran tan distintos a nosotros y puede que se hagan preguntas como estas:

¿Qué problemas tenían los celtas? ¿Se asemejan esos problemas a los que tiene la sociedad actual? ¿Cómo vivían? ¿Qué comían y bebían? ¿Por qué se les llamaba paganos? ¿Cómo calculaban las horas del día? Los lectores y lectoras descubrirán que, al fin y al cabo, el mayor enemigo del ser humano es él mismo y el daño que la ignorancia puede hacer cuando llama a la puerta y no se le abre. La humanidad ha avanzado, pero no tanto, en algunos aspectos la humanidad sigue siendo autodestructiva y cruel.

Esta lectura es, en definitiva, perfecta para pasar un bonito fin de semana otoñal recogido en casa, con una mantita y un buen té irlandés mientras la lluvia arrecia fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s